Diferencias entre esquema, mapa conceptual y mapa mental. Recursos para su aplicación.

Como hemos dicho en múltiples ocasiones, el rendimiento del estudio no sólo depende del esfuerzo realizado, sino también de las técnicas empleadas. Hablamos de las técnicas activas, aquellas que me habéis oído repetir hasta la saciedad en clase.

El esquema, los resúmenes, los mapas conceptuales, los mapas mentales, etc. son técnicas activas con las que elaboramos, con sentido, la información que vamos a aprender  (relacionándola entre sí), en contra del estudio puramente mecánico.

Hoy me gustaría explicaros desde aquí, de una manera sencilla la diferencia entre tres técnicas de estudio activas basadas en la organización gráfica del conocimiento: el esquema, los mapas conceptuales y los mapas mentales.

Estas tres herramientas son interesantísimas, la mayoría de vosotros está familiarizado con los esquemas, en todas sus versiones: diagramas, sistemas de llaves, sistemas mixtos, etc. Sin embargo, muchos no conocéis los mapas conceptuales y los mapas mentales.

Las tres aportan información gráfica que favorece la comprensión de la información aprovechando la capacidad simbólica de nuestro cerebro (ayer comentamos que recordamos mejor las imágenes), así como el ancho de visión de los procesos visuales.

  CONCEPTOS JERARQUÍA CONECTORES CARACTER
ESQUEMA Palabras Lineal Flechas, llaves, números, letras Objetivo
MAPA CONCEPTUAL Palabras Direccional (red de conexiones) Nodos Objetivo
MAPA MENTAL Imágenes/

Palabras

Ramificada sobre la idea principal Flechas, ramas, imágenes Subjetivo

Para aquellos que me preguntáis en clase cómo elaborar esquemas y mapas conceptuales os dejo unos enlaces interesantes para su preparación online o programas de fácil manejo. Los resultados visuales son muy interesantes, sé que si empezáis a utilizarlas no dejaréis de hacerlo durante vuestro estudios.

Mapas Conceptuales y diagramas (esquemas).

  • Mapas y diagramas. En este post del blog XarxaTic  de Jordi Martí encontraréis una espléndida y completa recopilación de 24 herramientas con su descripción e incluso vídeos tutoriales.

Mapas Mentales.

  • Taller mapas mentales. En el que, a base de mapas mentales, se explican los distintos usos de los mapas mentales, así como su elaboración.
  • Mapmyself. Es una herramienta online de fácil manejo, que cuenta con versión gratuita (y de pago) para desarrollar mapas mentales. Tan sólo hay que pulsar el icono GO (en la parte inferior derecha) y registrarse con una cuenta de correo electrónico.
Anuncios

Mejora tu motivación de estudio

Durante la clase de hoy hablamos de la motivación. En el siguiente esquema podemos observar 4 de los principales factores que intervienen en el rendimiento académico. De nada sirve contar con aptitudes si no aplicamos las técnicas de estudio correctas, o los conocimientos previos sin motivación.

Todos interactúan entre ellos.

Principales factores que intervienen en el rendimiento académico (Fuente: Técnicas de estudio para secundaria y universidad. Salas Parrilla, M.)

Hablaremos más delante de las Técnicas de estudio, pero este post está dedicado a la motivación. La motivación al estudio son todos aquellos factores que nos “impulsan” a comenzar a estudiar y la fuerza de voluntad para mantenerse estudiando.

Existen distintos tipos de motivaciones, internas y/o externas. Unas veces estudiamos por el gusto de aprender y formarnos, y otras veces para conseguir finalizar la carrera, proyección profesional, etc. Todos estos “motivos” son importantes y fundamentales para el éxito en nuestra misión académica, sin embargo está demostrado que la motivación intrínseca (motivos internos) es aquella que favorece el éxito de los estudiantes.

Recomendaciones para mejorar nuestra motivación:

  1. Localiza tus objetivos. En clase hemos hecho un test para identificar qué tipo de motivación tenemos para el estudio (existen muchos en la red que pueden serviros). Es fundamental potenciar aquellos objetivos que favorezcan nuestro estudio y buscar otros para diseñar medios que nos permitan su obtención. Plantea objetivos:
    1. Progresivos.
    2. Realistas.
    3. Cuantificables.
  2. Crea un hábito de estudio. Comenzar a estudiar requiere un esfuerzo, generar un hábito (estudiar con un horario, en el mismo lugar, etc.) disminuye el esfuerzo.
  3. Emplea técnicas activas. Los esquemas, los resúmenes, los mapas conceptuales harán que nos impliquemos en el estudio, mejorando el aprendizaje y el recuerdo.
  4. Premia los objetivos cumplidos. Refuerza tu estudio y los objetivos que cumplas con un pequeño descanso, una llamada de teléfono, etc. Las pequeñas gratificaciones fortalecen la conducta premiada y, en posteriores ocasiones, pensar en dicha gratificación nos animará a seguir con el estudio.

Plan de Estudio

Gestionar las tareas y el tiempo de estudio es necesario para obtener unos buenos resultados en nuestros exámenes y proyectos.

Según  Guillermo Ballenato Prieto en su libro “Técnicas de estudio, el aprendizaje activo y positivo”, primero debemos realizar una planificación general para posteriormente preparar una programación específica. La diferencia entre planificación y programación está marcada principalmente por el plazo y el grado de detalle de la misma:

  • Planificar.
    • A más largo plazo.
    • Con un menor grado de especificación.
    • Delimitando en qué periodos de tiempo se va a realizar cada actividad.
    • Programar.
      • A más corto plazo.
      • Con un mayor grado de definición.
      • Describiendo qué se va a hacer en cada momento.

Como vimos en clase, la programación tiene dos objetivos fundamentales:

  • Optimizar el tiempo.
  • Mayor eficacia.

Es decir, conseguir mejores resultados aprovechando cada momento de estudio al máximo. Para ello, la programación nos permitirá simplificar actividades (por ejemplo, nos permitirá dividir tareas complejas en unidades más sencillas); facilitará un mayor control y seguimiento de cada fase; así como nos servirá de gran ayuda para lograr nuestros objetivos.

¿Por qué es recomendable establecer fechas y hacerlo por escrito?

Muy sencillo, hacerlo de esta manera nos permitirá clarificar qué tenemos que hacer en cada momento y aumentará nuestro compromiso personal en su realización.

Podéis hacerlo utilizando gestores de proyectos, existen multitud de ellos gratuitos en la red, nosotros os recomendamos desde el campus virtual Planner y Ganttprojet (revisa el post Plan Personal, puede interesaros). O bien, a la antigua usanza, con lápiz y papel, aquí tienes una plantilla que puede resultaros interesante (extraída del portal de investigación y docencia Angarmegia).

A %d blogueros les gusta esto: