Mejora tu motivación de estudio

Durante la clase de hoy hablamos de la motivación. En el siguiente esquema podemos observar 4 de los principales factores que intervienen en el rendimiento académico. De nada sirve contar con aptitudes si no aplicamos las técnicas de estudio correctas, o los conocimientos previos sin motivación.

Todos interactúan entre ellos.

Principales factores que intervienen en el rendimiento académico (Fuente: Técnicas de estudio para secundaria y universidad. Salas Parrilla, M.)

Hablaremos más delante de las Técnicas de estudio, pero este post está dedicado a la motivación. La motivación al estudio son todos aquellos factores que nos “impulsan” a comenzar a estudiar y la fuerza de voluntad para mantenerse estudiando.

Existen distintos tipos de motivaciones, internas y/o externas. Unas veces estudiamos por el gusto de aprender y formarnos, y otras veces para conseguir finalizar la carrera, proyección profesional, etc. Todos estos “motivos” son importantes y fundamentales para el éxito en nuestra misión académica, sin embargo está demostrado que la motivación intrínseca (motivos internos) es aquella que favorece el éxito de los estudiantes.

Recomendaciones para mejorar nuestra motivación:

  1. Localiza tus objetivos. En clase hemos hecho un test para identificar qué tipo de motivación tenemos para el estudio (existen muchos en la red que pueden serviros). Es fundamental potenciar aquellos objetivos que favorezcan nuestro estudio y buscar otros para diseñar medios que nos permitan su obtención. Plantea objetivos:
    1. Progresivos.
    2. Realistas.
    3. Cuantificables.
  2. Crea un hábito de estudio. Comenzar a estudiar requiere un esfuerzo, generar un hábito (estudiar con un horario, en el mismo lugar, etc.) disminuye el esfuerzo.
  3. Emplea técnicas activas. Los esquemas, los resúmenes, los mapas conceptuales harán que nos impliquemos en el estudio, mejorando el aprendizaje y el recuerdo.
  4. Premia los objetivos cumplidos. Refuerza tu estudio y los objetivos que cumplas con un pequeño descanso, una llamada de teléfono, etc. Las pequeñas gratificaciones fortalecen la conducta premiada y, en posteriores ocasiones, pensar en dicha gratificación nos animará a seguir con el estudio.

Dormir bien

Hoy en clase voy a comentar con los alumnos las condiciones necesarias para un estudio eficaz: buen estado físico, una alimentación sana y, por supuesto, la “higiene mental”. Dentro de las condiciones físicas quiero dejar clara la necesidad de una buena “higiene del sueño”. Es importante el tiempo que dormimos, sí, lo recomendable son unas 7-9 horas (yo firmaba ahora mismo por las 7). No obstante, lo fundamental, es la calidad de ese sueño, es decir si cuando nos levantamos estamos o no descansados.

Casualmente, el jueves de la semana pasada, en el programa “el hormiguero” Elsa Punset ofreció algunos consejos para dormir bien. Son los mismos que iba a comentar pero aprovecharé en clase la explicación de Elsa y la presencia de Carlos Latre (divertidísimo), como invitado del programa, para que los alumnos pongan en marcha (si lo consideran oportuno) estos consejos.

A %d blogueros les gusta esto: