Presentación unidad 2

Tenía pendiente de dejaros en el blog la presentación de la unidad 2, aquí la tenéis.

Anuncios

Planteamiento del problema

Ayer comenzamos con el tema de “Conocimiento Científico”, en él reflexionamos un poco sobre qué es Ciencia y cómo hacer Ciencia.
Dejamos claro que para la Ciencia, es más importante el cómo lo hacemos que el qué estamos investigando. La importancia del Método Científico, su rigor gracias a sus dos componentes esenciales: la sistematización y el control. Las etapas del Método Científico son un elemento constante que deben darse en todos y cada uno de los experimentos para que estos cuenten con dicho rigor.
El pilar básico de cualquier investigación es el problema. La pregunta que queremos resolver, el porqué de la investigación. Es fundamental que aprendáis a formular correctamente el problema de cara a vuestros futuros proyectos. Un problema concreto, previsiblemente resoluble y bien formulado garantizará, en parte, unas buenas conclusiones.
Aquí tenéis el mapa conceptual de las fases del problema, en la entrega de la primera parte del trabajo tendréis que incluir todas y cada una de ellas, así como los objetivos que pretendéis conseguir con la resolución de dicha formulación.

Este otro documento os ayudará a ver de forma práctica cómo se formula un problema y cómo se establecen los objetivos.

Mapas conceptuales, esquemas y mapas mentales.

Es importante tener claro que estas tres técnicas son muy interesantes a la hora de sintetizar la información que queramos aprender. Son tres herramientas clave dentro del aprendizaje activo del que tanto os hablo.
Me ha parecido interesante colgaros este vídeo en el que se explican brevemente cuáles son sus diferencias. En el vídeo, los esquemas se denominan “cuadros sinópticos”.

Recursos para tomar apuntes

Comenzamos con las técnicas de estudio, este post está dedicado a la toma de apuntes.

Unos buenos apuntes nos van a ayudar a preparar adecuadamente cada una de las materias que estemos estudiando.  Los apuntes no sólo son las “notas” que tomamos en clase, sino que también podemos tomar apuntes cuando estemos preparando los textos de clase (bien sea el temario, las lecturas obligatorias, artículos relacionados, etc.).

¿Cómo tomar unos buenos apuntes?

Como ya vimos en clase, existen distintos tipos de apuntes  (esqueleto, apuntes selectivos, apuntes exhaustivos), su contenido y nivel de exigencia vendrán determinados por:

–          El tipo de información que estemos codificando.

–          Su utilidad, es decir, para qué los vamos a emplear.

–          El usuario a quien van dirigidos que, generalmente, somos nosotros mismos.

Teniendo claros estos tres elementos, existen distintas recomendaciones y técnicas que pueden ayudarnos en esta labor.

Aquí tenéis un esquema de buenas prácticas:

Y aquí un esquema con lo que tenemos que evitar hacer.

No podemos pretender copiar absolutamente todo lo que el profesor está exponiendo, hay que saber detectar las ideas principales, escuchando, comprendiendo, analizando y seleccionando aquello que resulte relevante.

Técnicas para tomar apuntes.

En este enlace encontraréis una buena compilación de técnicas: el método Cornell (5R), las Supernotas y las estrategias visuales.

Para aquellos que os animéis con el método Cornell  y no tengáis muchas ganas de dividir vuestros folios con las tres casillas que se proponen en este método, existe un generador de pdf (Cornell Notes PDF) online que nos permite preparar nuestras hojas de apuntes personalizadas en tres formatos: folio en blanco, folio con rayas o cuadrícula. Así que no tenéis escusa para empezar a utilizarlo.

En definitiva la mejor recomendación que puedo daros es la práctica.

Presentación unidad 1

El curso pasado vuestros compañeros solicitaron las presentaciones de clase y se colgaron en este blog. Las de este año han cambiado de aspecto (logotipo, colores corporativos, etc.) y algunos de los contenidos.

Para que no haya errores ni confusiones os iré dejando las de este curso. Aquí tenéis la de la primera unidad.

Plan de Estudio

Gestionar las tareas y el tiempo de estudio es necesario para obtener unos buenos resultados en nuestros exámenes y proyectos.

Según  Guillermo Ballenato Prieto en su libro “Técnicas de estudio, el aprendizaje activo y positivo”, primero debemos realizar una planificación general para posteriormente preparar una programación específica. La diferencia entre planificación y programación está marcada principalmente por el plazo y el grado de detalle de la misma:

  • Planificar.
    • A más largo plazo.
    • Con un menor grado de especificación.
    • Delimitando en qué periodos de tiempo se va a realizar cada actividad.
    • Programar.
      • A más corto plazo.
      • Con un mayor grado de definición.
      • Describiendo qué se va a hacer en cada momento.

Como vimos en clase, la programación tiene dos objetivos fundamentales:

  • Optimizar el tiempo.
  • Mayor eficacia.

Es decir, conseguir mejores resultados aprovechando cada momento de estudio al máximo. Para ello, la programación nos permitirá simplificar actividades (por ejemplo, nos permitirá dividir tareas complejas en unidades más sencillas); facilitará un mayor control y seguimiento de cada fase; así como nos servirá de gran ayuda para lograr nuestros objetivos.

¿Por qué es recomendable establecer fechas y hacerlo por escrito?

Muy sencillo, hacerlo de esta manera nos permitirá clarificar qué tenemos que hacer en cada momento y aumentará nuestro compromiso personal en su realización.

Podéis hacerlo utilizando gestores de proyectos, existen multitud de ellos gratuitos en la red, nosotros os recomendamos desde el campus virtual Planner y Ganttprojet (revisa el post Plan Personal, puede interesaros). O bien, a la antigua usanza, con lápiz y papel, aquí tienes una plantilla que puede resultaros interesante (extraída del portal de investigación y docencia Angarmegia).

Motivación

Esta tarde hemos hablado en clase de la importancia de la motivación en el estudio, así como la necesidad de preparar un plan de acción (del que hablaremos en otro post).

Como ya hemos comentado en varias ocasiones, la motivación  es uno de los principales factores que determinan el éxito en los estudios. Por ello es fundamental que recordéis que la motivación obedece básicamente a los intereses personales de cada uno. Debéis buscar el elemento que os “impulse” hacia esa mesa de estudio a pesar de los múltiples conflictos que esto os suponga.

El blog “Cómo estudiar” ofrece buenos consejos sobre técnicas de estudio, hábitos, etc. os recomiendo en este caso el post de “Automotivación en el estudio” y, para motivarnos a la vez que nos reímos, el vídeo que podéis encontrar en youtube del discurso subtitulado de William Wallace dirigido a sus “compañeros universitarios” para motivarles a estudiar.

 

A %d blogueros les gusta esto: