Recursos para mejorar la atención y la concentración

Siguiendo con la temática de la atención, me gustaría compartir con vosotros unos cuantos recursos que nos permitirán mejorar nuestro nivel de atención.

En clase vimos cómo combatir la fatiga y el aburrimiento, la dificultad de la materia o la falta de interés. No obstante, os propongo desde aquí una serie de ejercicios que si se realizan a diario nos permitirán mejorar nuestra atención y concentración. Existen multitud de ellos con distintos niveles de complejidad.

  • Discriminación visual.

Ejemplo.

Tachar letras o números en un texto. Se selecciona un texto, puede ser un artículo de prensa y se elige la letra o número a tachar. Otra variante es localizar las letras “p”, “q”, “b” y “d”, este ejercicio es algo más complejo que el anterior puesto que requiere mayor atención y, consecuentemente, mayor grado de concentración.

  • Conteo.

Ejemplo.

Contar desde 100, siempre en sentido decreciente, de dos en dos o bien de tres en tres.

  • Localización.

Ejemplo.

Se presenta una plantilla en la que hay que localizar objetos iguales a la imagen ofrecida.

  • Asociación visual.

Ejemplo.

Correspondencia entre signos y números. En el que se ofrece una plantilla con una clave de signos y números (o letras) y durante un tiempo determinado (generalmente 4 ó 5 minutos) se rellenan las casillas en blanco que están bajo cada signo con el número o letra correspondiente.

En internet podréis encontrar multitud de fichas y ejercicios para trabajar vuestra atención y concentración. Os dejo aquí un par de pdf que tengo localizados y que me gustan especialmente.

El primero es una muestra gratuita de la colección de estimulación cognitiva de adultos de Andrés Sardinero Peña, para el tratamiento y prevención de las alteraciones cognoscitivas y síndromes neuropsicológicos. Incluye también ejercicios de memoria.

Y el segundo es un cuaderno de ejercicios para enfermos de Parkinson de la Asociación de Enfermos de Parkinson “Taray”.

Cuaderno 1.

Cuaderno 2.

Anuncios

Muchas veces miramos pero no vemos

Como ya comentamos, en muchas ocasiones, conocer las bases del aprendizaje o de los procesos cognitivos implicados en él mejora nuestras capacidades.

Durante la clase de hoy volvemos a hablar sobre los procesos cognitivos de atención y concentración. Ambos estrechamente relacionados e imprescindibles para nuestro rendimiento en el estudio.

¿Cuántas veces hemos empezado a estudiar o a leer un texto, hemos terminado el párrafo y no somos capaces de recordar nada de lo leído? Muchas veces, seguro. ¿Por qué sucede esto?

Hay dos tipos de atención: voluntaria (endógena) e involuntaria (exógena). Muy sencillo, nuestra atención voluntaria ha cambiado del libro a otro estímulo más interesante para nosotros (atención involuntaria). La atención tiene dos limitaciones muy importantes, el espacio y el tiempo (atención selectiva y atención sostenida). La capacidad de procesamiento es limitada (atención selectiva), no podemos estar pendientes de todos los estímulos a la vez y mantener la atención sobre un estímulo requiere esfuerzo (atención sostenida), ya que otros estímulos “compiten” para captar nuestra atención.

En clase hemos visto un par de vídeos que ya recomendé en twitter, el primero es un vídeo en el que hay que contar el número de veces que el equipo blanco pasa el balón:

Curioso, ¿verdad? Después de verlo hemos comentado un poco este fenómeno, la ceguera por desatención, que tiene que ver con la atención selectiva. Estar prestando atención a algo impide que seamos conscientes de lo que está ocurriendo alrededor.

El segundo vídeo, es un vídeo de redes que ya puse en clase el año pasado y que dejé en el  post atención de este mismo blog. En él se explican la ceguera por desatención, el foco de atención,  la atención conjunta y el fenómeno de adaptación neural contextualizados en el mundo de la magia.

Actitud ante las técnicas de estudio

Arranca de nuevo el segundo semestre y con él Técnicas de estudio e investigación.  Al igual que sucedió el curso pasado, este blog recogerá los comentarios de las clases presenciales para aquellos alumnos que estéis trabajando en ella online y como recordatorio para los que vengáis periódicamente. Os recomiendo que le echéis un vistazo a los anteriores post ya que contienen las presentaciones de las clases y comentarios que pueden resultar interesantes.

Las técnicas de estudio son estrategias de aprendizaje que nos facilitan la adquisición de nuevos conocimientos. No existe la técnica perfecta, cada persona debe adaptar el método de estudio a sus necesidades, por ello podemos decir que las técnicas de estudio son personales y flexibles. Sin embargo, es necesario conocer los estándares para poder realizar dicha adaptación.

Durante la primera parte de la asignatura iremos trabajando sobre los principios del aprendizaje, las variables psicológicas que intervienen en el estudio y los recursos de aprendizaje eficaz.

Debemos estar dispuestos a realizar un cambio, o bien estar dispuestos a  “desaprender” (ahora que está tan de moda gracias a un anuncio de banca electrónica), para optimizar nuestros recursos y obtener el mejor rendimiento en nuestro tiempo de estudio. Como estudiantes tenemos que ser sujetos activos, no podemos limitarnos a ser meros receptores de información.  Sólo de esta manera seremos capaces de personalizar nuestro estudio, eliminando cualquier mal hábito anterior transformando así la formación en algo positivo y satisfactorio.

Os dejo dos enlaces que pertenecen a dos post del blog “Buenhabit”, de Montse Vila, que ilustran la actitud que debemos tomar ante esta nueva asignatura:

Aprender a aprender.

Desaprender.

Ánimo, nos vemos pronto.

A %d blogueros les gusta esto: